miércoles, septiembre 02, 2009

De poetisas, príncipes, apeles y Paula Pattier

.
Lunes 14
.
EL día 9 se celebró en Barcelona un gran homenaje del Círculo de Lectores, y de las letras españolas, a Hans Meinke, el hombre que durante muchos años ha sabido entender a los escritores de este país, soportarlos -soportarnos, que no es fácil- y contribuir a la difusión, calidad y cantidad del libro como objeto de cultura. Meinke, 60 años, deja su alto puesto para ocupar otros equivalentes. Digamos que Meinke ha sabido entender a esta rara especie levantisca del escritor español mejor que algunos editores nacionales. Su gentileza, instinto literario y buen gusto lo hemos disfrutado todos y espero que lo sigamos disfrutando. Meinke se ha atrevido con proyectos tan monumentales como las obras completas de García Lorca (Miguel García-Posada) o de Gómez de la Serna (Ioana Zlotescu). Y me parece que ahora van con Baroja y otros. Afortunadamente, Meinke se queda en España, de momento, de modo que esto no es una despedida al amigo, sino eso: un abrazo.
.
La Residencia de Estudiantes, y el avizor José García-Velasco, han rendido homenaje a Ernestina de Champourcin, viuda de Domenchina y una de las poquísimas mujeres del 27 (tengo escrito que el 27 fue un poco machista). Sus versos me gustaron mucho en la adolescencia y luego la traté algo en el Gijón, cuando volvió, con su eterno luto del exilio y sus gafas de oro. Tiene muchos años y no escribe, pero está ahí, viva y atenta a todo.
.
Martes 15
.
Parece que Carlos de Inglaterra ha sido implicado por rumores de la prensa internacional en negocios publicitarios, concretamente unos baldosines como los de Isabel Preysler, o los mismos. Otras grandezas de la tierra cobran su asistencia a fiestas y saraos. La verdad es que las repúblicas y democracias de Occidente cada día parecen más reacias a mantener con sus impuestos el azul de la sangre de sus nobles, que es un azul carísimo, de modo que ellos y ellas tienen que trabajar en lo que sea, cuando generalmente no saben trabajar en nada, y por lo general se limitan a aportar/alquilar su apellido donde haga falta. Todo esto más los matrimonios, bodas y desbodas de las gentes reales o principescas, muchas veces inadecuados o alborotados, están erosionando el prestigio de unas instituciones medievales que alguien viera como «magisterio de costumbres». Ahora se han pasado a las malas costumbres. Por lo que se refiere a Carlos de Inglaterra, dada la peculiaridad de sus orejas, yo donde más le veo es en la publicidad de sonotones.
.
Miércoles 16
.
Fiesta del Carmen. Carmen Prieto-Castro, señora de Tamames, nos invita a una cena ya tradicional en su casa, donde me encuentro a viejos amigos como Barea, Papell, Abel Hernández, Segrelles bis, Alfonso de Salas, Raúl Heras y en este plan. Raúl del Pozo me dice que ya ha mandado al editor su nueva novela. La conversación general o particular es sobre la semana trágica que hemos vivido. Como decía Voltaire, todo el mundo gobierna siempre, o sea que todo el mundo explica lo que haría él para arreglar esto. Pero se limitan a explicarlo en las cenas. Las grandes soluciones nunca pasan del postre. Al pueblo no le llega nada. Raúl del Pozo no tiene solución, pero sí una versión inédita y suya de la gran mani, que me deja un poco perplejo. Luego, en este papel, lo ha explicado mejor. Todos somos mejores escribiendo. Los que somos, claro. Raúl, como yo, necesita escribir para pensar. También le pasaba a Ortega. Ramón me regala un puro para el jardinero.
.
Jueves 17
.
No sé si se acuerdan ustedes de Paula Pattier, aquella estrella singular en la constelación de los setenta, la transición y el destape. Paula pegó muy fuerte y luego desapareció. Me dice por teléfono que primero estaba desconcertada con las buenas críticas y luego hastiada con las malas. Este país es así, Paula, amor. Como dice Cela, el que resiste, gana. Todo es cuestión de insistencia. Hemos concertado varias citas, todas fallidas por mi culpa, porque quiere que le firme mis libros -algunos-; la última vez me citó el día de la mani, y claro, ya me dirán, imposible, la dejé con la cena puesta, perdona, amor. Entre tú y yo se interpone la Historia. Paula vive en La Moraleja y no parece añorar pasadas glorias. Lo cual que, entre todo el blablablá polimili, la única persona que me informa de manera científica y clara, seria, es Carmen Gurruchaga, de aquí de EL MUNDO. Es una periodista que trabaja pegada al terreno y una interesante mujer. Y con un par de ovarios para el cirio en que anda metida informativamente. De nada, Carmen.
.
Viernes 18
.
Ya tenemos guapo oficial. Enrique Miranda, andaluz de 25, elegido en Alicante Míster España 97. Entre el jurado se encontraban el padre Apeles, Aberasturi y Miss España. Quique se peina cuidadosito, tiene ojos que se ven mucho, sonrisa de anuncio antiguo y una falta de interés característica de lo demasiado perfecto, un fallo que viene ya desde Grecia. Pero el padre Apeles le ha votado y quizá bendecido. Me aterrorizaría gustarle al padre Apeles. En cuanto a mi querido Aberasturi, no lo veo yo metido en esas corazonerías, pero supongo que su elección, su voto y su presencia habrá sido más bien irónica. Un feo inteligente, como Andrés, nunca tiene nada que temer ante un guapo oficial (estas cosas nos las decimos los feos para ir aguantando). La inteligencia se suele negar a que la belleza sea un valor. No sé si es un valor, pero es una fuerza (social e histórica). Bien la quisiera uno para sí.
.
Sábado 19
.
John Galiano desnuda a la mujer de Dior. Una belleza de ojos claros y dormidos, de pechos suasorios y estivales (se los han dejado fuera), de ombligo transparente y bien anudado (son más eróticos los mal anudados). Total, unos visillos de entresuelo y unas cadenitas, o sea un modelazo carísimo y sencillísimo. Los modistos han comprendido que con una mujer así sobra la imaginación y la tela. Está tan líricamente diseñada que le sobran todos los diseñadores. También los gobernantes debieran comprender que a algunos pueblos les sobran los políticos. Que a la juventud millonaria de la mani le «sobraba» el discurso de Victoria Prego. Lo que ellos nos dijeron con figuras nadie puede mejorarlo con palabras.
.
.

“El Mundo”, Diario con guantes (20 julio 1997)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Jorgewic!, soy un lector de Umbral y de tu blog. El otro día conseguí una entrevista que le hicieron a Umbral en la Vanguardia en el año 1979. Corregí los errores del ocr y me gustaría mandártela, por si quisieras publicarla. Todavía se me hace raro no escuchar su voz resonando por las páginas de los periódicos y de los libros que no llegó nunca a publicar.

zelop

Jorgewic dijo...

Querido zelop

Éso ni se pregunta. La espero con mucho interés. Ya hay que empezar a ir recopilando las grabaciones sobre el maestro que hay por ahí desperdigadas: es lo malo de quien escribió tanto, que parece como que manda al trastero lo que dijo de viva voz, ocupados como andamos con sus páginas.

Gracias y un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Jorgewic:

Te mandé la entrevista de Umbral a esta dirección: noreply@blogger.com, si no fuera este tu email, dime adonde te la mando.

Un abrazo

Zelop

PD: "La mañana iba madurando por dentro como un pomelo de luz fría", de qué libro de Umbral es esta frase?

Jorgewic dijo...

Querido Zelop

No sé de dónde has sacado ese correo, que no es mio ni por el forro. El que vale es jorgewic@teleline.es.

La frase que comentas puede ser de cualquier libro de Umbral, se me ocurren muchos con ese tipo de relámpagos líricos para describir los primeros momentos del dia.

Un saludo