viernes, octubre 23, 2009

De Clemente, Felipe, Pedro del Hierro y Astrid Muñoz

.
Lunes, 7
.
“España de los inquisidores, que padecieron el destino de ser verdugos y hubieran podido ser mártires” (Borges).
.
Miércoles, 9
.
En 1921, Ramón Gómez de la Serna tiene la idea de visitar el Museo del Prado a oscuras, o sea de noche, alumbrándose con un farol o cosa así, que le permite descubrir tajadas de algún veneciano, jamones de luz de las jamonas, modernidades de Goya y Velázquez que no se ven bien a la luz habitual del Museo, etc., para luego escribir un reportaje sobre todo ello. Ramón le explica este proyecto a Beruete, entonces director del Museo, y lo llevan a cabo. Ramón, efectivamente, vive una aventura estética muy original y escribe contándola. Luego la pasa a sus memorias, Automoribundia, con párrafos así: «Entramos en la sala del Greco, a la que iluminan de algún modo los cirios de sus cuadros. El farol parece que los ha incendiado, y se mueven en sus lienzos las llamas amarillas de la inspiración». Capítulo 45 de Automoribundia. Como explicamos aquí la semana pasada, ahora hay un señor que escribe en los periódicos y quiere repetir la hazaña, pero ocultando sañudamente que la idea es ramoniana y ya se llevó a cabo en 1921. De modo que lo que nos propone es un plagio. Plagio que no tendría mayor gravedad, pasado tanto tiempo, si el interesado no se obstinase en ocultar el origen de su idea, que no es suya. Y es que a este señor sin ningún destello le tienta destellar a costa de los demás. Como su prosa suele estar hecha de un solo ismo, el mimetismo, no le conviene desvelar sus fuentes en este asunto, pues sin duda se propone plagiar también la escritura de RGS. Cuando denuncié este banal asunto se me respondió con insultos que habría aceptado con indiferencia si hubieran tenido alguna calidad literaria, como es obligado en el arte de insultar, pero este señor no domina ese arte. Tampoco ése. No hago aquí y ahora crítica literaria ni polémica infantil, en la que no pienso entrar. Me limito a hacer constar un hecho, como Guillermo, y a denunciar un plagio estético y por lo tanto leve y sin culpa, salvo la triste y letárgica condición del personaje. Pero la plasta no es delito. Cualquier añadido a estos datos, por mi parte, sería de una generosidad impropia de mí, o sea que se convertiría en publicidad del tal señor, si a ello llega. Y yo la publicidad la cobro aparte. (Naturalmente, del hecho concreto que yo trataba y trato con datos, el tío ni palabra).
.
Viernes, 11
.
La obstinación de Clemente, el cerrilismo de Clemente, la obstinación de Felipe González, el cerrilismo de Felipe González, la obstinación de España, el cerrilismo de España. Todo eso lo glosa Borges en los versos suyos que he citado el lunes. Siendo Glez. un hombre de mucho talento, siendo Clemente un deportista áspero y corto, sorprende la coincidencia en la cerrazón de ambos. Quiere decirse que hay una manera de ser español que va del político o el intelectual lúcido al deportista terco y brusco. Así le va a la selección española. Así le va a esa otra selección española que es el PSOE.
.
A Clemente lo echamos la otra tarde. A Felipe lo echaron sus propios hombres del pueblo hace un tiempo, pero él todavía no se ha enterado. Quizás Glez. se equivocó al elegir su gente. Quizás Clemente se equivocó al elegir su gente. Clemente ha demostrado que es un mal político. Felipe ha demostrado que no sabe perder. Ambos resuelven su problema íntimo, el problema que tienen con su ego, insultando a los periodistas, que para eso estamos. El insulto también es información y hay que recogerlo. Tanto Clemente como Felipe viven pegados a su ego, no establecen esa autodistancia que es la ironía. No se despegan ni un milímetro/minuto de sí mismos. El español dejó de llevar coraza por fuera, pero sigue con el alma acorazada, blindada. Abroquelada de brillantes sinrazones.
.
Sábado, 12
.
El otro día estuve en el programa de Alvaro Luis con varios modistos de la Pasarela Cibeles, ya que ése era el tema. Tuve una viva conversación con Pedro del Hierro. Mi teoría es que los modistos actuales, españoles y extranjeros, sólo aportan dos novedades: suprimir el sujetador y alumbrar el ombligo de las señoritas.
.
Las dos novedades me gustan mucho y las gloso asimismo en Paris/Match. A Pedro del Hierro le pareció que yo le criticaba por eso, y es que Pedro, inteligente e inspirado creador, es también el monólogo incesante y no sabe escuchar. Pero quedamos amigos. En cuanto a otras novedades de Cibeles, Hanníbal Laguna ha devuelto la cintura de la mujer a su sitio, un hallazgo como de Galileo para recordarnos que todo el encanto y música de ella gira en su cintura. Estos hallazgos sencillos son los más difíciles. Victorio & Lucchino presentan muchas cosas, pero lo que se impone es la presencia hembra de Astrid Muñoz, princesa primitiva, esbeltísima ancla de las clavículas, ombligo mal anudado (me flipan) y tanga que se moja en la espuma aciaga de unas ingles fuertes, profundas y pobladas. Me gusta cuando a un modisto se le va la mano o se la va la modelo y se ve más la chica que el vestido, más la mirada que la ropa, más el cuerpo vivo que el alma industrial. Astrid es mucha mujer para mucha viagra.
.
Roberto Torretta nos hace comprender que el seno transparente y escapadizo tiene más lirismo que el desparrame.
.
Y, en general, una tendencia a la chica/chico que nunca agota su encanto efébico. Las transparencias se adensan y las joyas se desechan definitivamente, ni falta que hacían.
.
Cuando todo esto pasa al pret-a-porter y luego a la modista de Manoteras, de la inspiración ya no queda nada, pero la chica de Manoteras le meterá su propia marcha off/off Cibeles y amaremos ya otro modelo, otra mujer, otra inspiración, quizá no tan cara, pero de sabor más fuerte, con ese amor por el Sur (la pobreza siempre es Sur) que tanto cantó Borges, que tanto he cantado yo, que tanto canta en mí. El pueblo tiene sus luminosos arrabales y todos vienen a dar a mi arrabal de senectud.
.
O algo así.
Publicado en "El Mundo”, Diario con guantes (13 septiembre 1998)

1 comentarios:

Sara Goes dijo...

Hola,

Estoy haciendo una investigación académica acerda de Velázquez y me gustaría añadir tu cita: http://tom-historiadelarte.blogspot.com/2007/05/los-bufones-de-velzquez.html. Cuando se publicó esas palabras? Usted sabe cómo encontrar el material a ser capaz de citar en mi investigación? Muchas gracias por su ayuda. =)

Sara, de Brasil